Nuestro sitio utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.. Cerrar
Tipo

Carreras Universitarias

Título ofrecido

Licenciado en Arqueología y Gestión en Patrimonio

Duración

4 Años

Ubicación

Santa Elena - Santa Elena

DFP_
DFP_
DFP_
Características
Misión

Formar profesionales de nivel superior en el ámbito de las ciencias arqueológico-antropológicas y administrativo patrimoniales, que orienten su actividad hacia el fortalecimiento de la identidad local y nacional, y a la recuperación de tecnología y formas económicas y sociales que puedan ser útiles al desarrollo local y nacional.

Visión

Los profesionales de la Licenciatura en Arqueología y Gestión del Patrimonio, actúan efectiva y eficazmente en la investigación y fortalecimiento de la identidad peninsular y nacional, en la recuperación de tecnología y formas económico-sociales que puedan ser útiles para el desarrollo de la sociedad actual, gracias a la sólida formación y ética profesional adquirida en la UPSE.


Principios

Formación integral basada en valores y competencias.
Conciencia social y ecológica
Identidad y pertenencia
Investigación y planificación estratégica
Sustentabilidad, calidad y excelencia


OBJETIVO GENERAL DE LA CARRERA

Formar los profesionales que requiere el país para la salvaguarda de su patrimonio cultural, investigación y reconstrucción de su historia antigua.
Desarrollar investigaciones arqueológicas, antropológicas y paleontológicas utilizando las técnicas más altas en la recuperación histórica y cuidando de manera especial la practica de los valores éticos por la que todo arqueólogo profesional debe guiarse.
Mantener un programa constante de difusión y extensión de sus actividades


HISTORICIDAD

La Universidad Estatal Península de Santa Elena se creó mediante ley 110, publicada en el registro oficial N ° 366 (suplemento), del miércoles 22 de abril de 1998. Sus Estatutos fueron aprobados según resolución del CONUEP N ° 002 del 14 de abril de 1999, con cuatro Facultades: Ciencias Agrarias (Escuela de Ingeniería Agronómica); Ciencias del Mar (Escuela de Biología Marina, Acuacultura y Pesquería); Ingeniería Industrial (Escuela de Tecnología Industrial e Ingeniería Industrial); Ciencias Administrativas (Escuela de Ingeniería Comercial, Escuela de Informática, y Escuela de Hotelería y Turismo).

La creación de esas Facultades con sus respectivas Escuelas responde a las necesidades y exigencias del mercado profesional existente en la península, establecidos a través de una prospección de campo.

No obstante, en la medida que se ha venido desarrollando la vida institucional de la UPSE, se han detectado nuevas demandas sociales en relación a la formación de tal o cual profesional. Una de estas demandas percibidas del entorno, aun que quizás no sentida desde la óptica individual de la población, es como ya se ha indicado anteriormente, la de contar con arqueólogos profesionales capaces de defender y administrar el uso correcto de nuestro patrimonio cultural como Estado-Nación.

Muy en especial en el territorio peninsular, tan rico en acervo cultural (arqueológico e histórico), e identidad ancestral, que el creciente desarrollo urbanístico y económico pone en riesgo día a día en franca violación a la Constitución y Leyes de la República.

Respondiendo a dichas exigencias es que la Escuela de Hotelería y Turismo, ha estructurado el presente diseño curricular de una Licenciatura en Arqueología y Gestión del Patrimonio, con una duración de cuatro años más tesis.

Como meta se ha establecido la formación de un máximo de 60 arqueólogos peninsulares, previendo un interés paulatino en esta carrera por parte de la población estudiantil que año a año ingresa a la universidad, al descubrir la vocación y detectar las oportunidades laborales existentes para este tipo de profesionales. Se prevé las dos primeras promociones aglutinen a pocos estudiantes, situación que cambiará a medida que la carrera se difunda y posicione en el ámbito local, regional, nacional e internacional.

El objeto de trabajo profesional no es otro que el estudio histórico de las sociedades del pasado ancestral local, regional, nacional y mundial. Expresado a nivel de Formaciones Económico Sociales concretas, a partir de la reconstrucción y análisis de sus particulares culturas en función de los restos materiales dejados por dichas sociedades en los lugares en que reasentaron y realizaron sus actividades cotidianas de subsistencia.

En síntesis, la reconstrucción valorativa de la identidad cultural, socio-histórica de nuestras actuales sociedades.

La arqueología hoy en día no significa solamente búsqueda e investigación de los restos materiales que el hombre ha dejado detrás de sí, sino también rescate, protección y conservación de tales materiales que constituyen gran parte del patrimonio histórico cultural de cada pueblo y nación. Tener un número adecuado de profesionales altamente preparados y plenamente compenetrados con la idiosincrasia nacional, es por lo tanto para los países andinos, poseedores de un inmenso patrimonio arqueológico como pocos otros en el mundo, una necesidad primaria. Lo que esta en juego, en efecto, no es la preservación de este o aquel monumento o conjunto arqueológico, más bien la identidad de cada pueblo, su dignidad misma como entidad histórica y cultural, cuyo fortalecimiento es la condición sine qua non para su armónico y equilibrado desarrollo. Dentro de este proceso es necesario especificar los siguientes conceptos básicos:

La Cultura es todo lo que crea el hombre al interactuar con su medio físico y social y que es adoptado por toda la sociedad como producto histórico, se manifiesta a través de todos los modos de comportamiento de una sociedad y en sus productos materiales e intelectuales, es el distintivo del hombre, él la crea, la usa y es afectado por ella. La cultura no existe sin los hombres que son sus creadores, recreadores y portadores (Benítez y Garcés, 1998: 11-12). En otras palabras la cultura es: El conjunto de elementos materiales (lengua, ciencias étnicas, costumbres, tradiciones, valores y modelos de comportamiento, etc.) que, socialmente transmitidos y asimilados caracterizan a un determinado grupo humano con respecto a los otros.

El Patrimonio por su parte es el legado, la herencia cultural o natural dejada en una comunidad determinada, por los predecesores históricos de dicha comunidad.

El Patrimonio Histórico Cultural comprende los bienes muebles e inmuebles tangibles o intangibles cuyos valores intrínsicos los constituyen en únicos e irremplazables o que se consideran de valor testimonial o de esencial importancia para la historia, arqueología, paleontología, arte, antropología, arquitectura, urbanismo, tecnología, ciencia, etc., así como su entorno natural o paisajístico. En este sentido, no se ciñe el concepto de patrimonio cultural a lo antiguo o histórico únicamente sino que también se incluye a todos aquellos bienes de interés cultural de producción contemporánea, con la idea de revalorizar el presente y la historia de las futuras generaciones (ICOMOS: 2004).
Así por ejemplo la Ley de Patrimonio Cultural del Ecuador, en su Art. 7º, tipifica y engloba bajo el epígrafe de “Patrimonio” a:

Los bienes arqueológicos muebles e inmuebles pertenecientes a la época prehispánica, colonial e histórico-republicana; así como restos humanos, de la flora y de la fauna relacionados con las mismas épocas.
Los monumentos históricos – arquitectónicos.
Las obras de la naturaleza cuyas características o valores hayan sido resultados por la intervención del hombre o que tengan interés científico para el estudio de la flora, la fauna y la paleontología.
Las manifestaciones culturales, etnográficas y folklóricas en general
La arqueología en tanto disciplina científica es el estudio de las formaciones económico sociales del pasado a través de los vestigios materiales dejados en aquellos sitios donde vivieron, se asentaron y actuaron las personas que las conformaron.

La arqueología es una ciencia social que estudia los restos materiales de todo carácter que han quedado de las sociedades ya desaparecidas, que no dejaron una historia que podamos leer.

Como historia, la Arqueología es eminentemente dialéctica y rescata los procesos de desarrollo de las sociedades desaparecidas en base a los escasos restos y despojos dejados como huella de su comportamiento cultural. Para obtener un conocimiento exacto y razonado sobre su objeto de estudio, la Arqueología se sirve de una metodología científica, acompañada de rigurosas técnicas de trabajo.
La Arqueología entonces, es una ciencia que no admite improvisaciones, y cuenta con el apoyo de otras ciencias como la física, la química, la botánica, la geología, la zoología, etc., para rescatar los datos con que aprobará sus hipótesis, las que comprobadas podrán llegar a niveles de tesis o Leyes Generales del comportamiento humano, y servirán no sólo para conocer mejor nuestro pasado, sino para programar mejor nuestro futuro como nación.

Por su parte la paleontología es una ciencia que se ocupa de reconstruir, sobre la base de esos restos fósiles (los cuales constituyen la conservación de organismos extintos o no que vivieron en un tiempo geológicamente remoto), las características fisiológicas y morfológicas de los organismos vivos del pasado para conocer el origen de cada especie viviente y su relación con otros organismos desaparecidos.

Campos de acción profesional

Investigación
Educación
Conservación e interpretación
Desarrollo y gestión sociocultural / patrimonial (Turismo)

Esferas de actuación

Consultorías e investigaciones independientes y/o en instituciones o empresas públicas y/o privadas en:

Departamentos de investigación antropológica
Departamentos de promoción y extensión cultural
Departamentos de planificación y desarrollo urbano y/o rural
Museos, centros de interpretación, complejos culturales y/o patrimoniales.
Departamentos de turismo.

Problemas profesionales

Para la Península de Santa Elena en especial, y para el Ecuador en general, la Arqueología es una actividad esencial, no solamente desde el punto de vista científico y patrimonial, o del potencial turístico que representa, si no también dentro de los procesos socioeconómicos e identitarios.

La Península de Santa Elena, al igual que muchos rincones de la patria, es poseedora de una gran riqueza patrimonial (cultural, histórica y arqueológica) que testimonian una larga trayectoria poblacional en el área, tal es así que día a día en obras de infraestructura, de estructura o de otra índole ponen al descubierto importantes hallazgos que lamentablemente se destruyen ante la falta conocimiento y aplicación de las leyes llamadas a preservarlos.

A esto se suma la poca importancia dada por las autoridades de gobierno, la desidia ciudadana, la falta de recursos, pero principalmente por la inexistencia del número suficiente de profesionales en el ramo, que son los llamados a gestionar todo lo concerniente con su protección, investigación, difusión y puesta en valor social del mismo.

Si bien el componente de inserción laboral es un aspecto de primer orden al momento de planificar y diseñar una carrera profesional a nivel superior, es igual o quizás más importante la obligación que tienen las universidades de formar los profesionales que requiere la sociedad en un momento determinado de su historia, para la solución de determinados problemas específicos de desarrollo; aún cuando estos estén subvalorados o no adecuadamente priorizados en el acontecer sociopolítico y/o económico-productivo del momento, debido a la falta de visión, entendimiento o interés de los líderes de turno o de grupos de poder, alienados y alienantes.

No obstante el componente de inserción laboral esta garantizado por la Ley de Patrimonio Cultural vigente para el Estado Ecuatoriano en sus Artículos 28, 29 y 30 determina implícitamente la obligatoriedad que tienen las instituciones públicas y privadas de contar con un arqueólogo profesional en cualquier actividad que implique remoción de tierras o explotaciones mineras, etc., especialmente si existen o hay presunción que existan restos patrimoniales en el lugar de los trabajos.

Por esta razón el profesional que deberá formarse en estos campos debe poseer las herramientas para hacer cumplir la Ley y gestionar recursos para sus actividades. No hay que olvidar que la acción arqueológica y patrimonial no solo se limita protección de los sitios arqueológicos, paleontológicos o monumentos históricos existentes, sino que además se extiende a través de la interpretación al manejo de museos y la administración del patrimonio para fines didáctico-educativos y/o turísticos, eso sin mencionar los aspectos de divulgación y promoción cultural a todo nivel.

Por su parte la Ley de Educación Superior del Ecuador, vigente, estipula en su Art. 1 lo siguiente:

Las instituciones del Sistema Nacional de educación Superior ecuatoriano tienen como misión la búsqueda de la verdad, el desarrollo de las culturas universal y ancestral ecuatoriana, de la ciencia y la tecnología, mediante la docencia, la investigación y la vinculación con la colectividad.

Será su deber fundamental la actualización y adecuación constantes de las actividades docentes e investigativas, para responder con pertinencia a los requerimientos del desarrollo del país.


Considerando esto, así como los continuos avances científicos y tecnológicos a nivel de los sistemas de divulgación del conocimiento, así como la demanda constante de optimizar los procesos formativos profesionales a nivel superior, se hace necesaria la continua y constante revisión de las demandas y exigencias sociales de nuevos profesionales que aporten y coadyuven en el desarrollo sociocultural de la sociedad. Es la arqueología la profesión que más se adapta, ajusta y responde a todos estos requerimientos.


FUNCIONES Y TAREAS

A nivel de Director o como recurso de apoyo en planes, programas o proyectos de:

INVESTIGACIÓN:

Prospección y evaluación de impactos arqueológicos y patrimoniales en proyectos grandes de infraestructura.
Investigación y análisis arqueológico de campo y laboratorio a nivel regional y particular.
Estudios para el aprovechamiento de tecnologías tradicionales en programas de desarrollo socioeconómico.
Investigación y análisis antropológico social de campo y laboratorio.
Investigación histórica-documental y proyectos etnohistóricos de pueblos del actual Ecuador.
En proyectos interdisciplinarios socioeconómicos e históricos de procesos de cambios en áreas regionales.
EDUCACIÓN:

Programas de divulgación e interpretación educativa en museos y exposiciones de colecciones o resultados e investigación.
Promociones turísticas y culturales de sitios arqueológicos.
Contribuciones a la planificación de currículo de estudios primarios y secundarios para un adecuado conocimiento despasado ecuatoriano.
CONSERVACIÓN:

Planificación y Dirección de las obras de recuperación del patrimonio arqueológico.
Rescate de sitios arqueológicos afectados por la acción de las actividades modernas.
Registro, descripción y puesta en valor de las colecciones particulares y oficiales el país.


El Licenciado en Arqueología y Gestión del Patrimonio poseerá una sólida formación cultural basada en el adiestramiento de las técnicas de investigación propias del Método Arqueológico, Antropológico, Paleontológico y Patrimonial.

Estudia comparativamente las sociedades pre-históricas teniendo como base sus fuentes materiales, como monumentos, ceramios, textilería, metalurgia y en general todo tipo de restos que sean testimonios de la acción y el trabajo del hombre del pasado. Igualmente sus investigaciones permiten comprender el proceso social y la organización económico-social de los pueblos que nos dieran origen como cultura y sociedad.

Ejerce su función como especialista e investigador en las áreas de protección y conservación del patrimonio arqueológico, como arqueólogo de campo, museólogo, conservador, promotor o difusor de proyectos de revaloración cultural y de turismo y docencia universitaria, tanto a nivel público como privado.

Obtiene datos del pasado, partiendo de la información que lleva consigo el registro arqueológico, las asociaciones contextuales y los objetos en ellos encontrados; tarea que abarca desde las Técnicas de Excavación de los diferentes yacimientos, hasta la reproducción e interpretación museográfica y de laboratorio, pasando por los particulares análisis de ciencias afines como la Paleontología, y tópicos especiales como iconografía, malacología, etc.

En función de estas áreas de competencia el Licenciado en Arqueología y gestión del Patrimonio podrá desempeñarse con gran capacidad de juicio en:

Planificación, gestión, y dirección de investigaciones arqueológicas, paleontológicas, antropológico-sociales, históricas y de desarrollo socio-cultural.
Planificación, gestión, dirección en la defensa y conservación del Patrimonio Cultural de la Nación.
Organización y dirección científico-técnica de museos, centros interpretativos, planes, programa y proyectos de promoción cultural.
Planes de desarrollo de turismo cultural.
Requisitos
Requisitos de admisión: Certificado de haber aprobado el curso pre-universitario, exámenes de admisión; o documentos que acrediten la homologación o convalidación de estudios de otros Centros de Educación Superior
Original del Acta de Grado o copia del Título de Bachiller refrendado por el Ministerio de Educación.
Cédula de identidad o Pasaporte (extranjero) original y copia.
2 fotos a colores tamaño carnet.
Hoja de inscripción.
Carpeta colgante.
Cédula Militar (varones).
DFP_
DFP_